fbpx
Revista Salvador

Santo Salvador

A mediados de diciembre del año pasado, Gustavo Klix Sierra, asumió la presidencia del Club Juventud Antoniana, que cuenta con más de cien años de historia y con una realidad deportiva y económica durísima. El desafió es grande, como este club de futbol salteño.

El 18 de diciembre pasado Gustavo Klix Sierra se presentó encabezando la “Lista Renovación Antoniana”, ganó y se transformó en el presidente de la histórica institución de Lerma y San Luis y como pasará con Gimnasia y Tiro, que fue dirigido por Marcelo Mentesana, este club netamente futbolero, será dirigido por un dirigente proveniente del Rugby.  “Creo que en la vida cuando uno siente algo verdaderamente, como es mi caso con los colores de Juventud, hay que involucrarse. Lo lindo sería que esté todo funcionando y que sea todo bárbaro, así sería todo mucho más fácil. Pero me parece que históricamente es uno de los peores momentos que estaba atravesando el club tanto en lo institucional, económico y deportivo, así que era el momento. Por ahí uno no elige los tiempos”, comenzó diciendo.

¿Cómo llegó la decisión de presentarte?

Convenido también con los nuevos socios protectores, que son los que me comentaron de esta idea y ver que son hinchas sanos, puros y que estaban sufriendo este momento. Así que mi granito de arena fue sumarme a este proyecto que hoy nos encuentra ahí en la presidencia y con una comisión con muchas ganas de trabajar sobre todo.

Sos fanático de Juventud evidentemente, pero también venís del mundo del rugby. ¿Vos crees que se puede complementar y así llevar la experiencia del rugby al fútbol o es imposible?

Soy un convencido que es totalmente posible. Vengo del Jockey donde me críe como jugador, después fui entrenador y dirigente y en donde tengo familia y amigos de toda la vida. Eso en el rugby. En el fútbol siempre con juventud, desde los 9 años voy a la cancha, siendo socio, sufriendo o alegrándome.

¿Hay cosas del Rugby que se pueden aplicar a un club de fútbol?

Hay muchas más cosas de que las que uno cree que se pueden trasladar, sobre todo, lo que yo llamo valores y que lo vengo repitiendo incansablemente. Desde la humildad, el trabajo en equipo, el superarse ante las adversidades y volver a pararse. Esas son las bases y los fundamentos que hoy estoy utilizando para querer refundar Juventud. Con la Comisión lo entendimos de esa manera y es increíble como de a poco las cosas van empezando a funcionar de vuelta, va a costar muchísimo al principio, pero tengo fe que con mucho trabajo, trasparencia, honestidad y buenas intenciones, puedo demostrar que no todo es plata y que no todo vale. Hay que tener gestión  y tranquilidad en los momentos más complicados y de esa manera se van a ir aclarando las cosas.

¿Qué es más importante, lo societario o lo deportivo?

Lo importante para los equipos no es ganar una copa, si no que vuelva la familia a la cancha, los niños, las mujeres… ¿Cómo se puede lograr? Teniendo en cuenta que no es un fenómeno privativo de Salta, es de todo el país, ese el desafió.

¿Y la violencia?

Creo que la violencia lamentablemente, más en un país como el nuestro, está  instalada en todos los ámbitos. El futbol no es la excepción y más aún, es un lugar donde culturalmente el argentino lo tiene arraigado, entonces es como que va todo de la mano. Considero que sería espectacular y ruego todos los días volver a tener eso de cuando era chico y que lo cuento siempre: iba con 16 años a ver a Juventud a la cancha y era una fiesta. Cerca del Parque San Martín y hasta tres cuadras antes de la cancha, todo el mundo (familias, mujeres, abuelas, nietos) todos picando papeles, pintando banderas. Añoro con que eso vuelva.

Insisto, ¿cómo se logra? 

Hay que ser honestos y ver que desde la dirigencia y desde los distintos sectores (político, gubernamental, policial) darle a la gente esa tranquilidad para demostrarle que puede volver. Obviamente, el principal involucrado es el hincha que tiene que hacer su parte y entender que esto es un deporte, que aunque sea pasional y todo, no es el fin del mundo. Tienen que entender que hay que bajar los decibeles y de esa manera la gente va a volver a engancharse.

En la cara del Club siempre dicen que es primera, pero la cara del Club son las inferiores, las actividades extra futbolísticas. A las inferiores, que son las fábricas de jugares, ¿Cómo van a hacer para movilizarlas de nuevo?

Eso es algo que pienso desde que asumí y desde mucho antes de pensar en ser dirigente, pero por sentido común. Es el recurso genuino más importante que tiene un Club.  No es sólo ver al jugador como algo material que le puede dejar dividendos, que también está buenísimo, sino porque hace el verdadero trabajo social y de contención, para que el chico sienta que es un lugar de esparcimiento sano y de encontrarse con amigos. Abstraerse por ahí de muchas realidades que en algunos casos lamentablemente son muy  tristes.

La impaciencia de los hinchas muchas veces conspira con el desarrollo de las inferiores…

Soy un convencido que es un laburo a mediano o largo plazo, por ahí ni siquiera sea esta la dirigencia que vea los resultados. Pero si hay que empezar a hacer el trabajo de base y que es demostrarles a los chicos que no solamente nos interesa lo futbolístico, sino que también queremos acompañarlos con nutricionistas, psicólogos, haciéndoles estudios médicos antes de cada temporada y tratar de contenerlos.

En esta etapa, ¿Cuál es tu prioridad?

Todo lo que tenga que ver con la parte social, creo que es el lugar y el motivo y más que nada que en un Club de fútbol como Juventud se lo deberíamos dar. Tenemos un cuerpo y un departamento de fútbol amateur que es impresionante lo que está trabajando en eso y todo el equipo de entrenadores y preparadores que vamos a elegir, considerando que antes de ser buenos deportistas queremos que sean mejores personas y buenos formadores. Así que en eso estamos y esperamos que sea una refundación de las inferiores que es lo más importante que tenemos.

¿Qué es lo que va a pasar con la cancha de Juventud?

Obviamente que todo antoniano quiere jugar en su casa, pero hay que ser honestos, hoy  las condiciones y la realidad es que tenemos inhabilitadas gran parte de las tribunas, tenemos ordenanzas de los vecinos que no nos permiten jugar por distintos episodios que fueron sucediendo. Bomberos te inhabilita, la policía te inhabilita.

Difícil…

Si, y hay un montón de factores que por ahí la gente no conoce, además de la infraestructura: hay que volver a hacer el vestuario, mejorar sala de prensa y mejorar toda la infraestructura del club mismo. Hoy la urgencia en Juventud son muchas otras con lo cual hoy no podemos y no disponemos de los recursos para lo que significaría una inversión para que Juventud al corto plazo vuelva.

¿Y dónde jugaran de local?

Gracias a Dios tenemos un estadio como el Martearena que es de primer nivel, con un campo de juego impresionante, las tribunas con todas las comodidades. Así que repito, por ahora vamos a seguir jugando ahí y si se llegara a generar algún tipo de ayuda extraordinaria, acomodar la cancha y volver a la Lerma que es el sueño de todo antoniano.

 

 

Relacionadas

Tantra: el estado de presencia y de intimidad

bernardo berri

“En mi historia judicial no hay un solo hecho ni de omisión ni de mirar para otro lado”

bernardo berri

“Los Kirchner han lastimado el concepto de derecho humano”

c1411224