fbpx
Revista Salvador

Los dueños de la tierra

Los resultados preliminares del Censo Nacional Agropecuario 2018 revelan la enorme concentración de la tierra y su escaso aprovechamiento en la provincia de Salta.

Por Gonzalo Teruel

Aunque parezca mentira, la Argentina estuvo los 15 primeros años del Siglo XXI sin datos estadísticos oficiales sobre el principal sector de su economía: el agropecuario y forestal. La última información estatal correspondía al Censo Nacional Agropecuario 2002 porque los operativos estadísticos que debieron realizarse en 2008 y 2014 fracasaron por la intervención del entonces temible secretario de Comercio, Guillermo Moreno, en el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos.

Esta increíble situación cambiará en los próximos meses cuando comiencen a difundirse los datos del Censo Nacional Agropecuario 2018, realizado entre los últimos meses de septiembre y marzo. El INDEC, conducido por el economista Jorge Todesca y con el salteño Abel Mendilaharzu como coordinador de la regional NOA, ya informó unos primerísimos y preliminares resultados: el barrido territorial abarcó 195 millones de hectáreas en todas las zonas rurales del país, de las cuales casi de 162 millones tienen uso agropecuario y forestal mientras que las otras 32 millones corresponden a otros usos.

Según este reciente operativo censal, en el país existen 236.601 explotaciones agropecuarias y en la región noroeste 49.140. La superficie censada en la provincia de Salta fue de algo más de 13.200.000 hectáreas. Algo menos de la mitad, unas 6 millones de hectáreas, presenta actividades agrícolaganaderas y/o forestales mientras que el resto, otras 7 millones de hectáreas, tiene usos “no agropecuarios”.

En esa enorme extensión están ubicadas unas 9.000 explotaciones agropecuarias y otras 2.400 parcelas no agropecuarias. Frente a esos primeros y preliminares datos surgen, evidentes e inevitables, un par de reflexiones. En una provincia dónde la pobreza alcanza de acuerdo a la última medición oficial a casi al 40% y la desocupación a casi al 10% de la población, hay 7 millones de hectáreas desaprovechadas o cuanto menos mal aprovechadas.

Mucho peor aún, la existencia de menos de 10.000 establecimientos productivos revela la enorme extensión de los mismos y confirma de manera brutal la concentración (posesión y uso) de la tierra en poquísimas manos.

Si como se sabe, el objetivo de la recolección y análisis de estadísticas es el direccionamiento de acciones tendientes a modificar situaciones reales y resolver problemas concretos, es de esperar entonces y a partir de la valiosa información del Censo Nacional Agropecuario 2018 un pronto diseño de políticas públicas que amplíen el acceso a la tierra y generen empleo y producción en un provincia históricamente empobrecida.

 

Relacionadas

Salvador Nº 5 – Jujuy

bernardo berri

Salta y su desigual acceso al poder

bernardo berri

“El aborto siempre es una tragedia”

c1411224