fbpx
Revista Salvador

Logias: discretas, pero no secretas

Jorge Ángel Clavero es el Gran Maestre de la Gran Logia de la Argentina de Libres y Aceptados Masones y lleva 34 años en la masonería, durante los cuales alcanzó el Grado 33, el más alto que otorga el Rito Escoses, que el cual rige a la masonería argentina.

Por Eduardo Huaity González

Muy Respetable Gran Maestre Jorge Ángel Clavero, tal es su título, estuvo en Salta instalando los nuevos maestros que dirigen las distintas logias en Salta, una de las ceremonias más importantes que tienen los masones de cualquier lugar. “Anualmente recorremos todo el país, las distintas zonas, que son 9 y los presidentes de la logia que se llaman venerables maestros duran un año, entonces hay que venir a instalar a los nuevos venerables que surgieron de las elecciones democráticas libres que se hacen en cada taller o en cada logia”.

¿Qué es ser masón? ¿Qué significa la masonería?

La masonería es una escuela de vida y de conducta. Tiene más de 300 años de vida, nació y es hija de la modernidad, por eso nosotros decimos que es hija de la duda filosófica. La masonería defiende la libertad absoluta de conciencia, el libre pensamiento, el laicismo en materia de educación, etc. Y lo que quiere es enseñar al ser humano a pensar libremente, porque si piensa libremente, será una mejor persona porque lo dotaremos de valores y de virtudes, lo haremos más solidario. Si es mejor persona será mejor ciudadano y Si es mejor ciudadano vamos a mejorar la calidad de vida política de los países. Así que menuda tarea tiene la masonería en la Argentina y en el mundo, porque la masonería está expandida por todos los países del orbe.

Cuando hablan de la masonería se refieren a ella como una escuela de vida para cada uno de sus integrantes, pero ¿Esta escuela de vida es tanto a nivel profesional, a nivel espiritual, en todos los aspectos?

Bueno la masonería lo que trata es de enseñar al ser humano a aprender a pensar libremente, a  alejarse de los dogmas y de los fanatismos tanto políticos como religiosos y por supuesto, en la axiología de la masonería hay un valor que es fundamental: la ética. Nosotros queremos que el ciudadano piense siempre bajo principios éticos,o sea que la persona que ingrese a la masonería, el ciudadano que ingresa, ingresa a una escuela de vida y de conducta y aprenderá a pensar libremente y crecerá junto con todos nosotros los que ya estamos adentro, moral, espiritual, intelectual y éticamente.

A pesar de que muchos próceres y fundadores de la patria pertenecieron a la logia, todavía tienen una imagen de la logia es una entidad corporativa y conspirativa. Parecería que, a lo largo del siglo XX, esta fama se fue haciendo más negativa que positiva ¿A qué se debe eso?

Eso se debe un poco a que hay culpa a concurrentes. Primero está la mala prensa que tiene la masonería, porque como hemos dicho al principio, la masonería es una entidad librepensadora, que quiere alejar al ciudadano de los dogmatismos y los fanatismos tanto políticos como religiosos. Por lo tanto, los que defienden los intereses del dogmatismo y del fanatismo, tanto políticos como religiosos, siempre van a estar en contra de la actitud que tome la masonería en los distintos países de orbe. Tratan de dogmatizar y nosotros los masones, tratamos de hacer crecer libremente y respetando la absoluta libertad de conciencia de cada uno de los ciudadanos. Entonces es dogmatismo contra libre pensamiento, eso, por un lado. Históricamente desde el dogmatismo y desde el fanatismo, siempre se fueron renovando, y la masonería siempre siguió su camino. Así que son como dos veredas distintas.

Pero también la masonería tuvo parte también de culpa porque se encerró sobre sí misma y no se dio a conocer, por eso nosotros en el año 2008 cuando logramos la conducción de la masonería argentina, dijimos “bueno, aquí a la masonería la vamos a tener que poner en valor comunicacional”, es decir, abrirla al periodismo, abrirla a la ciudadanía y es así que empezamos a hablar con el periodismo, tanto televisivo como escrito, radial, etc. Y el ciudadano común empezó a ingresar a la masonería porque la conoció. La masonería no tiene nada que esconder, sino mucho para ofrecer a la República.

También es cierto que, durante este siglo y el siglo pasado, fueron muy perseguidos, sobre todo en épocas de dictadura…

La masonería en épocas de dictaduras se encierra sobre sí misma y cuando hay plena libertad, cuando hay democracia, crece. Por eso estamos siendo tantos ahora, porque la democracia ya está incorporada al estilo de vida argentino.

¿Por qué se llaman libres y aceptados?

Porqué los masones fuimos siempre libres, es decir, con absoluta libertad de conciencia y aceptados porque la masonería tiene dos períodos en su historia. La masonería empezó hace más de mil años entre los viejos canteros, eran los picapedreros que picaban y tallaban las piedras y las utilizaban de manera especial en la construcción. Esos eran los masones libres. Después, luego del Renacimiento, cuando llega el iluminismo, la ilustración, el siglo de las luces, la masonería entra en una etapa de discusión interna porque se decía: “bueno, ¿qué hacemos? Hacemos masones nada más porque siguen la carrera de picapedreros, la vieja arquitectura, que había antiguamente, o ya empezamos a dejar entrar a los filósofos, los literatos, los médicos, los poetas, etc”. Triunfó el sector más progresista y dijeron que la masonería tenía que abrirse a la sociedad.

Esos nuevos que entraron, que no eran de la profesión de los picapedreros, de los canteros, fueron los masones aceptados. Eso empezó cuando la masonería se transforma de operativa, de golpear piedra sobre piedra, en especulativa o intelectual y de esto hace 302 años porque fue en 1717. Y esa masonería especulativa o intelectual es la que heredamos nosotros.

Cuando uno empieza a revisar la historia, no sólo en Argentina, sino en el resto del mundo, se ve que hay una enorme cantidad de presidentes o funcionarios, o diplomáticos o príncipes, incluso reyes que pertenecen a algún tipo de logia masónica. ¿Esto es porque la logia le permitió llegar o fue por mérito propio?

Lo que pasa es que la logia prepara a los ciudadanos para que se interesen en la vida social, política, económica, cultural de cada uno de los países en donde vive. No es que la masonería es una escuela de presidentes o es una escuela de ministros. La masonería prepara al ser humano, es decir, los que llegan, esperemos que siempre sean buenos como han sido hasta ahora. Pero la masonería es una escuela de conducta y de vida. Hay ciudadanos de distintos partidos políticos o de distintas agrupaciones sociales que ingresan a la masonería, por eso siempre los periodistas preguntan “¿y en este gobierno hay masones?” Hay en este gobierno, en el anterior, en el anterior y en el que vendrá también va a haber porque hay de todos los partidos políticos adentro. Una vez gana uno, otra vez gana otro. Somos todos masones.

Para el público, una de las grandes sorpresas que tiene, es que por ejemplo cuando va al cementerio y mira la tumba de Sarmiento se da cuenta que está increíblemente llena de placas de todas las logias y ahí se enteran que fue masón. Pasa lo mismo con San Martín, que en las escuelas no se los estudia como que fueron parte. Es como una parte que quieren esconder de la historia…

Eso es un poco también por culpas recurrentes. Nosotros tenemos que empezar a trabajar sobre esas cosas y ya empezamos porque, por ejemplo, cuando se definen entre las cualidades que tuvieron los patriotas, se pone “fue diplomático, fue militar, fue educador” y ¿por qué no dicen también que fue masón? Esa es una de las asignaturas pendientes que tenemos nosotros los que estamos al frente de la masonería, por eso ya estamos viendo de poner en la carrera de historia una materia, o por lo menos una bolilla en una materia que trate el nacimiento, el origen, el Génesis y la institucionalidad en el mundo de la organización masónica.

Aquí en Argentina, y no sé cómo será en el mundo, los jóvenes se reciben de profesores de historia y no saben lo que es la masonería y la masonería ha estado presente en el mundo, en las grandes revoluciones que trajeron la democracia al mundo, intervinieron masones y los profesores de historia no lo saben a eso. Será asignatura pendiente nuestra, trabajo nuestro para hablar, para ir a las Universidades, etc. Es decir, la tenemos que poner en valor a la masonería. Esta virgen la masonería.

¿Cuántos masones hay en la República Argentina?

En la República Argentina hay 12 mil masones, de los cuales 7 mil son activos. Y los otros están en sueño, lo que quiere decir que vinieron, están y después por distintos problemas, dos o tres años de trabajo adentro de la masonería y después por distintos motivos, o porque se cambiaron de domicilio, problemas familiares, laborales, dejaron la masonería. Después, cuando uno ingresa a la masonería, el ingreso y el egreso es libre. Se le da un certificado al hermano que se va a retirar, que lo guarde y después de 5, 10 o 20 años quiere volver, vuelve y se anota en la logia que quiere.

¿Hay una casa central de la masonería en la República Argentina?

Si. La casa central está en la calle General Perón 1242. Es un edificio de dos plantas que está construido por el padre de Pellegrini en el año 1872. Ahí estamos nosotros, la gran logia, el despacho del gran maestre y donde está el gran templo a donde hacemos las grandes reuniones, las asambleas para elegir a las nuevas autoridades, etc.

¿Si alguien quiere estudiar la masonería, puede acceder a la bibliografía, puede obtener información o se guardan algunos niveles de información?

Si algún hermano quiere estudiar la masonería, está el archivo de la masonería, donde hay documentación de logias muy antiguas, que se pueden revisar. Y si no es hermano, tiene que pedir permiso.

¿Cuál es el futuro que planean? ¿Qué papel puede cumplir?

Yo creo que el papel es el que ha cumplido y está cumpliendo hasta ahora y que seguramente va a seguir haciéndolo y es el de preparar al ser humano para la vida moderna. Nosotros decimos siempre que la masonería es filosófica, filantrópica y progresista, porque la parte filosófica lo hacemos adentro de nuestros templos o talleres de ideas como lo llamamos, modernamente. Hablamos de la filantropía porque se nos enseña desde que ingresamos que hay que ayudar al que menos tiene. Y después hablamos de que es una Institución progresista, pero ese progreso moral, el progreso intelectual y el progreso ético de la ciudadanía, no va por el progreso material. Y eso lo va a tener que seguir haciendo la masonería, seguir trabajando tranquilamente en la lucida serenidad de sus templos y se va a ser el trabajo que tiene la masonería en el futuro.

¿Hay mujeres en la logia, o hay logia de mujeres?

Hay una gran logia femenina en la Argentina y en los distintos países. Las mujeres trabajan igual que nosotros per con su propia organización. Nosotros ya vamos a empezar a trabajar en conjunto con la masonería femenina, pero para trabajar hacia afuera, es decir, respetando el género. Nosotros vamos a seguir trabajando en nuestros templos y ellas en los suyos.

No es que evitan el ingreso de las mujeres ni nada por el estilo…

No, para nada. Ingresan a la masonería como cualquier ciudadano. Si tienen la misma calidad de ciudadano que el hombre, vota como el hombre, tienen los mismos derechos y hay igualdad de derechos, la masonería no se puede oponer.

¿Hay alguna diferencia entre la masonería de Argentina y de otros países?

Las masonerías son nacionales, es decir, y son un poco el recipiente de lo que es la sociedad de cada país. Por ejemplo, la masonería chilena es muy ordenada porque ellos heredan un estilo prusiano que ya le viene de tiempos. La nuestra es más coloquial, más amiga del ser humano. Los masones paraguayos, son más de corte de gente más bien adinerada. La masonería americana tiene el tinte de lo que es el ciudadano americano. Es decir, en cada sociedad, la masonería se va adaptando a lo que es porque los masones salen de la sociedad por supuesto.

¿Los masones son republicanos por definición?

Claro. Y si, exactamente. La masonería es democrática y republicana. Nosotros defendemos la democracia como estilo de vida y la república como estilo de gobierno, por haber nacido hija de la modernidad cuando nace el Estado Nación.

¿En los últimos años creció, se mantuvo o decreció la cantidad de personas en la República Argentina?

En los últimos años creció enormemente. En el 2008 éramos 1900 hermanos y ahora ya estamos en casi 7mil activos y hay otros que entraron y se fueron. Lo que pasa es que la pusimos en valor comunicacional, la hicimos conocer, llamamos al periodismo, y el periodismo y siempre lo digo con todas las letras, no hay uno solo que nos haya tratado mal.  Siempre los periodistas vinieron y estuvieron ávidos en las noticias de la masonería, me han reporteado los diarios y revistas más importantes de Buenos Aires y constantemente.  Estamos muy contentos y más contentos porque viene gente cada vez más joven. Quiere decir que el alimento intelectual, espiritual y ético que ofrece la masonería, le llega muy bien al segmento de la juventud.

Relacionadas

“El radicalismo está en condiciones inmejorables de dar una gran sorpresa”

bernardo berri

Tantra: el estado de presencia y de intimidad

bernardo berri

Te llevo grabado en la piel

bernardo berri