fbpx
Revista Salvador

La luna de Pink Floyd dejó de ser oscura

Por Eduardo Huaity González

Desde la década de los 70 la luna no estaba en tantos titulares de medios como los de este inicio de 2019 con la llega de los chinos al llamado “lado oscuro de la luna”, pero el único satélite natural de nuestro planeta no llegó a ser olvidada del todo, no gracias a la ciencia o la exploración, sino a una banda de rock inglesa: Pink Floyd.

El jueves tres de enero la sonda espacial china, Chang’e-4, alunizó por primera vez en el llamado lado oscuro de la luna, colocando a la vanguardia de la exploración espacial a la gran potencia china, desplazando a gigantes como Estados Unidos y Rusia de esta carrera casi exclusiva.

El logro técnico chino llega seis meses antes que se cumplan cincuenta años de la llegada del hombre a la luna, único episodio de la historia humana en que un hombre pone su pie fuera del planeta tierra. La hazaña de la Apolo XI sólo se repitió en pocas misiones y solamente 12 hombres visitaron la luna. Después la exploración lunar cayó en el olvido.

Según publicaba el diario oficial chino Global Times el logro protagonizado por la nave no tripulada Chang’e-4 tuvo lugar en la cuenca de Aitken, en el polo sur del satélite de la Tierra. El monitoreo de la misión se lleva a cabo desde la base que china posee en la provincia de Neuquén. La sonda, que incluye un módulo y un vehículo explorador, transporta instrumentos para estudiar la geología de la zona, así como semillas de papa y plantas para que crezcan en la Luna a modo de experimento biológico.

Aunque China es el primer país que posa una sonda en la cara oculta con éxito, otras naves orbitales han tomado numerosas fotografías detalladas de esa zona. Las primeras fotografías borrosas las envío en 1959 una sonda enviada por la Unión Soviética. Los astronautas del Apolo 8 de la NASA la vieron por primera vez cuando orbitaron la Luna hace 50 años.

Por el tiempo de rotación de la Tierra y la Luna, ambas se encuentra en lo que se denomina “rotación sincrónica”, es decir que presenta siempre la misma cara hacia la Tierra y la otra siempre queda al otro lado. Cuando en la Tierra se ve una Luna nueva negra, la cara oculta está iluminada. Cuando está llena, la cara oculta está oscura. Esta sincronicidad también es la responsable de que sea imposible la comunicación directa con los satélites o sondas ubicados en esa cara oculta, por ello las señales primero pasan por un satélite que órbita este sector lunar y luego a la estación de Neuquén.

Este sector lunar siempre causó fascinación a los hombres, ya que hasta la década de los 60 no se tenía ningún tipo de información sobre ella, a tal punto que desde hace más de 100 se especula con que en ellas hay ciudades, monstruos y bases de extraterrestres y en los últimos años los “conspiranoicos”, aseguran que hay bases humanas y alienígenas, a tal punto que un supuesto ex piloto y agente de la CIA norteamericana, John Lear, asegura que viven 250 millones de personas en ella desde hace décadas.

Después están los otros que aseguran que el hombre nunca llegó a la luna y que todo fue un montaje del gobierno yankee. Estos pseudos científicos suelen tomar el té semanalmente con los defensores de la tierra plana, los que aseguran que Beyoncé es una reptiliana, los que dicen venir del interior de la tierra y los que creen que Arjona es buen cantante.

Si bien técnicamente no hay un “lado oscuro” en la luna, el cine fue el responsable de que se popularizara este nombre. Todo sucedió por un programa especial de Walt Disney para la televisión en 1955. En él se decía que la cara oculta siempre estaba oscura y que futuros viajeros espaciales dejarían caer bengalas. Pero este nombre pasó a la historia en 1973 con el fascinante álbum de Pink Floyd llamado “The Dark Side of the Moon”. Literalmente, “El lado oscuro de la Luna”.

El disco fue lanzado al mercado estadounidense el 1 de marzo de 1973 y al británico, el 24 de marzo de ese mismo año, hace ya 46 años casi. Y fue grabado en los míticos estudios Abbey Road de Londres, donde también comenzaron a grabar los Beatles una década antes, pero para los seguidores de la banda de entonces no fue una novedad, ya que esta obra se presentó en vivo durante una larga gira en 1972. La primera versión se llevó a cabo en febrero de 1972, en el Rainbow Theatre, una sala al norte de la capital británica.

Parte de este disco fue Alan Parsons quien fue el ingeniero de grabación, al igual que otros dos discos míticos: Abbey Road y Let It Be de The Beatles. En los 80 comienza su exitosa carrera musical cuando crea “The Alan Parsons Project”.

La obra llegó a lo más alto de la lista “Billboard 200” durante una semana​ y permaneció en las listas 937 semanas (más de 19 años), siendo el álbum que más tiempo ha permanecido en listas de la historia y se estima que vendió más de 45 millones de copias, siendo así el tercer álbum más vendido en la historia de la música, tan sólo detrás de Thriller de Michael Jackson y Back in black de AC/DC, ambos de años posteriores.

Pink Floyd, cuyo nombre deriva de dos cantantes de blues norteamericanos de los años 30 y 40, estaba compuesto por: David Gilmour: voz, guitarras, sintetizador VCS 3, producción; Nick Mason: batería, percusión, efectos, producción; Roger Waters: bajo, voz, sintetizador VCS 3, efectos, producción y Richard Wright: teclados, voz, sintetizador VCS 3, producción, pero el verdadero fundador de la banda fue Syd Barret, autor de los principales temas de los primeros años de la banda, pero su enorme adicción a las drogas y la esquizofrenia hizo que el resto de los integrantes del grupo lo expulsaran en abril de 1968.

En este disco también participaron, Dick Parry en los potentes saxofón de “Money” y “”Us and Them” y la incomparable voz de Clare Torry en el fabuloso “The Great Gig in the Sky”, uno de los temas más originales de la historia del rock del siglo XX. El vinilo se completa con los temas: “Speak to Me”, “Breathe”, “On the Run”, “Time”, “Any Colour You Like”, “Brain Damage” y “Eclipse”.

Relacionadas

Los dueños de la tierra

bernardo berri

Las sociedades secretas no tan secretas

bernardo berri

Trail runnig o como volar sobre el paisaje

bernardo berri