fbpx
Revista Salvador

La inflación, tan argentina como el dulce de leche

Parece mentira, pero mientras el mundo ya resolvió el problema de la suba generalizada de precios, a la cual llamamos inflación, nosotros seguimos discutiendo sus causas, algunos dicen que tiene que ver con la presión de los costos, otros que es en todo momento y lugar un fenómeno exclusivamente monetario y otros que tiene que ver con el exceso de demanda o la escasez de oferta.

Por Álvaro Pérez

Cuando repasamos aquellos que superaron el flagelo no hablamos de los países desarrollados, sino de nuestros vecinos latinoamericanos y países africanos, europeos o asiáticos, aquí en una de las geografías más ricas del mundo, ya hemos incorporado en nuestro ADN el proceso más nefasto para el desarrollo de una Nación, la inflación, y lo más doloroso es que no podemos como otros atribuírselo a una guerra, invasión extranjera o una catástrofe natural, tenemos que hacernos responsables.

Como somos jóvenes y si no lo somos cronológicamente debemos serlo de espíritu para los nuevos desafío, llego la hora de mirar hacia adelante, y pensar juntos en el futuro, definir cosas que no nos pueden volver a pasar, como no tener estadísticas creíbles, y si esto no nos parece tan grave, los invito a pensar que ante la enfermedad de su madre o un hijo, el medico no quiere hacerle análisis y prefiere confiar en un parte general, o en su experiencia como única herramienta, a pesar que es la vida la que está en juego.

Durante años Argentina no contó con un análisis de sangre y orina completo, sólo la percepción sesgada que decía que teníamos la misma pobreza que Alemania y vedada la palabra “Inflación”, muestra de esto es aquella nefasta entrevista de la periodista griega en 2013 al Ministro de Economía Hernan Lorenzino, el cual se negó a hablar de ellos y salió despavorido.

Como decía el físico y matemático británico William Thomson Kelvin (1824 – 1907) “Lo que no se define no se puede medir. Lo que no se mide, no se puede mejorar. Lo que no se mejora se degrada siempre”.

Mientras este mundo liderado por la tecnología, que hoy asigna mayor valor bursátil a Mercado Libre que a YPF y el tercer reservorio del shale gas del mundo, donde los autos autónomos y los viajes a marte van a marcar nuevos hitos, donde el Big Data, el Machine Learning y la Inteligencia Artificial, van a dominar la escena del desarrollo y la información, nosotros hoy tenemos información muy básica…

En esta falta de información desagregada y federal, vemos en febrero el informe del IPC (índice de precios al consumidor) como la Región Noroeste, la cual dicho sea de paso, presenta distintas realidades entre las provincias y entre las zonas de cada provincia, fue la que registro en el rubro alimentos y bebidas no alcohólicas el porcentaje más alto de incremento con el 6,9%.- versus el mes de enero, lo cual nos pone un 21% arriba de la media Nacional del 5,7%.- y si estamos de acuerdo en que el noroeste fue durante años la región más relegada, la cual el nunca materializado Plan Belgrano debía resolver, deben de forma conjunta todos los sectores políticos trabajar para hacer que la igualdad sea igualitaria y no sólo palabras para una candidatura.

Deberán quedar planteados algunos interrogantes, para que nuestro lector reflexione, si la inflación es monetaria ¿Por qué la expansión monetaria a 0 de la base monetaria no generó una baja sustancial de la inflación? ¿Por qué la salida de la crisis de EEUU del 2008 fue la expansión monetaria y no generó inflación? ¿Por qué otros países pueden tener déficit fiscal y no sufren inflación? Si la inflación es de costos ¿Por qué el atraso de tarifas y subsidios de costos no funciono? Si es de demanda ¿Por qué nuestra capacidad instalada ociosa no pudo absorber la demanda? ¿Es importante el Banco Central en este juego? ¿Son nuestros políticos? ¿Son nuestros empresarios? Y ahora… ¿Quién nos salva?

 

 

Relacionadas

Santo Salvador

bernardo berri

Logias: discretas, pero no secretas

bernardo berri

“El señor de las burbujas”

bernardo berri