fbpx
Revista Salvador

La calma que precede a la tormenta

Es la calma que precede a la tormenta. Y es que entre campaña y campaña provincial hay quince días y una elección nacional en el medio. La confusión es tal, que muchos creen que Sergio “El oso” Leavy, también es candidato a presidente y director del FMI, el notable plantígrado kirchnerista norteño ya es: intendente de Tartagal, Diputado Nacional, candidato a senador nacional y candidato a gobernador.

Muchos candidatos perdieron el PASO y no llegan a noviembre, pero esto es lo esperable, lo sorprendente fue lo que hicieron para llegar. En medio de los terribles y distractívos ruidos del mundo, la paz que transmite Adrián “Yagarcanda” Zigarán provoca admiración. Entre dos muzzarelas grandes y una coca zero, el “Guru de la Loma”, miro con piedad a la autopista y le dijo a sus ávidos contertulios: “Asenatto es como un kioskero pobre, sin el negro no llega a fin de mes”.

El ex funcionario urtubeicistas y ex socio del también ex hombre dilecto del Grand Bourg, su tocayo, Matías Posadas, decidió dejar las huestes oficialistas y sumarse al kirchnerismo acompañando a David “el negro”  Leyva, que en su última apuesta electoral se postuló a intendente de Salta. “Poco antes de comenzar la campaña le dijeron a Asenatto: escondente y no digas nada”, comentó uno de los acompañantes de Zigaran y fue el primer candidato de la historia que nunca participó en un debate ni hizo declaración alguna.

Cobijado en la sombra que proyectaba un enorme cartel de Alberto Fernández, Carlos Morello, trataba de explicarle al único amigo imaginario que le quedaba, que le había prestado el partido al gobernador Juan Manuel Urtubey para que participe en el Frente con Lavagna, pero que no tenía nada que ver con él, ya que ahora era cabeza de la una lista colectora de Gustavo Sáenz.

Los radicales sacaron menos votos que en la elección del presidente de la Cooperadora de la Escuela albergue de Yacaré Moto del departamento Rivadavia, y como les gusta competir, se presentaron cinco listas obteniendo todas muy flacos resultados. Los paladines de la democracia no sólo se vivieron abajo en las urnas, sino que además haciendo gala de su condición de partido centenario, salieron a esgrimir una forma de distribución de cargos tan antigua como la UCR misma y dejó fuera de la lista definitiva a todas las agrupaciones que se presentaron.

Peor que a los radicales les fue a los troskos del Partido Obrero. Los resultados demostraron lo que todos sabían desde hace décadas, el PO tiene menos obreros en sus filas, que las oficinas de Wall  Street. Para finalizar, el día que comenzó la campaña electoral provincial fue el 17 de octubre, Día de la Lealtad Peronista. Para algunos fue un buen augurio, pero para la mayoría una seria advertencia, “los peronistas tiene el 17 de octubre para recordar la lealtad, ya que el resto del año se las pasan traicionando”.

 

Relacionadas

“Yo aprendí que son más importantes los afectos que los éxitos”

bernardo berri

Trail runnig o como volar sobre el paisaje

bernardo berri

La gesta pendiente

bernardo berri