fbpx
Revista Salvador

“El velatorio y el lavatorio”

De Marisa Noemí Maita, cuando cursaba el 5º grado de la Escuela Nº 4490 de El Gólgota, Ingeniero Maury. Es parte de “Los Ecos de la Quebrada del Toro”, un libro realizado por niños y docentes de las Escuelas de la Quebrada del Toro – Salta – Argentina.

El velatorio

Mi abuelita me cuenta que cuando alguien muere en la casa se lo desviste, al muerto lo bañan, le cambian la ropa y también la ponen las zapatillas cruzadas, para que vayan borrando los rastros, le ponen dentro de cajón, luego lo velan toda la anoche y la prenden cuatro velas en forma de cruz una para los pies, dos velas, una del lado izquierdo y oro del lado derecho, se junta los vecinos del lugar para darle en pésame a los familiares y después se quedan toda la noche. Unos juegan al botón y otros juegan al tejo, mientras el resto prepara con una sábana o ropa blanca, el mortajo, que es como un vestido que luego le ponen al difunto, hilan lana negra y blanca con esa lana hacen un cordón largo que le ponen al difunto atado en la cintura en forma de Rosario también es una costumbre invitar comida, coca, cigarrillo, vino, gaseosa a todos los acompañantes, no se puede comer asado cuando está el cuerpo presente ni tampoco se escucha música.

El Lavatorio

Se junta la ropa del difunto y todas las cosas en una pieza, se pone una cama, y después se arma con la ropa en forma de una persona y se lo vela nueve días, se reza el Rosario y una novena por día. Cumplido los nueve días se amanecen rezando todos los acompañantes, se desarma el cuerpo en la cama y se reparte la ropa para lavar y se entrega a los dolientes, ellos separan lo que van a enterrar, y, también buscan un perro de color negro, se lo mata y se lo hace el caballo. Luego con la ropa se forma una alforja, una montura, se hila lana negra y blanca para hacer la cincha, el bozal para el caballo, también la alforja se pone un poco de cada cosa y se ensilla el caballo. Con la ropa que no sirve se forma una persona representando al difunto, se lo pone arriba del caballo, montando, luego se lo entierra y se pone una cruz con lana negra.

Relacionadas

YO SERGIA, LA PEOR DE TODAS

bernardo berri

Salvador Nº 5 – Salta

bernardo berri

“El aborto siempre es una tragedia”

c1411224