fbpx
Revista Salvador

“A mí nadie me va a torcer la voluntad”

Por Diego Granda

Don Julio FerreYra aspira a la gobernación de Jujuy a los 72 años. Con pasado sindical, y un breve período como concejal de Palpalá, vuelve a la política soñando grande: “Quiero la gobernación para terminar con la corrupción, la gente me puso acá para eso”.

 

Son las nueve de la mañana y don Julio llega puntual a la sede recientemente inaugurada de su partido en la calle San Martín al 1200. Acaba de estacionar su Volkswagen Polo modelo 99, rojo gastado, algo deteriorado, una verdadera reliquia, y apenas se baja del auto comienza el show del carisma: saluda a las personas que pasan, se detiene, escucha. Don Julio está en campaña. Es tranquilo, moderado; se lo ve confiado.

 

Con 72 años, fue secretario general del sindicato de Aceros Zapla durante su juventud (1968-1975), jefe de la obra social de Aceros Zapla (1975-1985) y concejal en su ciudad natal, Palpalá, durante un periodo (1985-1989). Cuenta que el breve paso por la política en sus años dorados lo “asustaron”, que “no le gusto nada de lo que vio”, y por eso ahora está “sorprendido por el lugar en el que lo puso la gente”; aunque se rodea solo por sus cercanos y su búnker queda a dos cuadras del PJ, es candidato a gobernador por el partido peronista jujeño.

 

“Nunca me imaginé que me podía pasar algo asi”, se adelanta mientras partimos viaje hacia la Quebrada de Humahuaca en búsqueda de un paisaje árido para tomar las fotos para la tapa de SALVADOR. Durante el viaje le suena tres veces el teléfono. “Ya ni sé de qué radio son, yo contesto y hablo. Salvo el diario El Tribuno y Canal 2, los otros grandes medios ni me sacan, no figuro, pero los pequeños e independientes me apoyan”. La entrevista con SALVADOR comienza en el auto, durante el viaje. Don Julio es verborrágico y se guarda muy poco.

 

“Desde joven me dediqué a trabajar por los demás. En el sindicato, en la obra social, como concejal, en el registro civil. Siempre. Hubo navidades que me fui en medio de la cena para ayudar a alguien en el registro. Así se terminó cansando mi mujer -cuenta, entre risas- que no aguantó y me dejó ya hace años. En el registro civil hay estanterías que yo mismo me puse a construir para que los expedientes no estén apoyados en el suelo. Pero bueno, algunos políticos no entienden que la política es buena solo si le sirve a la gente”.

 

  • ¿Y cree que los del PJ lo entienden? Porque usted representa a ese partido.

 

Fue difícil la decisión. El partido, al que estoy afiliado desde joven, nos da representatividad en toda la provincia. Fue por eso, aunque pocos lo entiendan. Los últimos días fueron de terror, no pude dormir. Ya me venían tentando, pero a las tres de la mañana del día del cierre de listas me llamó el ex gobernador (Walter) Barrionuevo, a quien conozco por mi gestión en el Registro Civil,  para pedirme que me presentara con ellos porque no tenían ninguna figura para hacerle frente a Gerardo Morales, que tiene mucho poder concentrado. Ese dia no pude dormir, terminé decidiendo a último momento. No me arrepiento de lo que hice, fue la única forma de aspirar a la gobernación.

 

  • ¿No siente que lo están usando?

 

Al sector de Casas no le interesaba la gobernación, y los cambios que yo quiero hacer solo los puedo hacer desde la gobernación, y la única forma de aspirar a eso fue representando al Justicialismo.

 

  • Algunos dicen que su acercamiento al PJ fue una jugada del propio Morales, porque usted se presentaba como algo distinto, una tercera vía, y ahora parece ser más de lo mismo, ¿lo neutralizaron?

 

En mi influyó solamente mi decisión. La pensé de mil maneras, y dije, bueno, vamos para adelante. Si fuera por lo personal, yo me quedaba en mi casa, a cobrar una jubilación, tranquilo, escribiendo, que es lo que me gusta hacer. Con el partido Confiar yo tenía representatividad sólo en dos o tres lugares, hoy estamos representados en toda la provincia.

 

  • ¿Qué piensa de esta supuesta sociedad que existiría entre el gobernador Morales y el presidente del PJ, Rubén Rivarola? Recientemente el voto de Rivarola en la Legislatura le permitió a Morales tomar 308 millones de dólares de deuda externa.

 

Yo con Rubén (Rivarola) hablé muy poco. Particularmente para el acercamiento no me habló Rubén, me hablaron otros. Sobre el endeudamiento no conozco los entretelones, pero la legislatura no puede ser una escribanía de Morales. Todos los diputados son responsables de haber votado sin siquiera evaluar el asunto.

 

  • ¿Volvió a hablar con Casas, después de la ruptura?

 

Se hablaron muchas pavadas de mi ruptura con Casas (candidato a gobernador por el partido Confiar). Él es un excelente tipo, pero su hijo (René, candidato a diputado por el mismo partido) a lo único que aspiraba al momento de armar el proyecto era meter algunos diputados, con una actitud soberbia y sentado en la oficina. Yo intenté que él se diese cuenta de que la pelea era por la gobernación, y no solo para meter diputados. A mi la gente me puso en este lugar para pelear por la gobernación. Lo fui a buscar dos veces y no logramos hablar. No pudimos volver a hablar. Saltar de un lugar a otro generó críticas de todo tipo. Incluso de mi propia familia. Ni siquiera mi hija -que luego fue candidata a diputada en la lista de su padre- quería que nos aliásemos al PJ. Los mismos peronistas me pidieron poner a mi hija en la lista, por el cupo femenino. Pero yo no quería.

 

  • ¿Y no la “pusieron”, como dice usted, para mancharlo? Hay quienes piensan que al poner a su hija en la lista usted se convirtio en mas de lo mismo…

 

La discusión, que no era solo mía, pasaba porque la gente no tiene un buen concepto de Rubén Rivarola, o de Carolina Moises, ni de su padre, entonces se insistia en que ellos fueran en lugares más disimulados, o directamente ni fueran. Los hombres no somos lo que decimos ser, somos lo que vamos dejando atrás, y hay algunos que ni siquiera se pueden dar vuelta. Puede ser que afecte a mi imagen que mi hija haya ingresado en la lista, pero en su momento era eso o nada. Me lo pidieron por un tema de cupo femenino, no había otras mujeres.

 

Yo a mi hija le he transmitido siempre el apego al trabajo, el respeto por los valores que se fueron perdiendo. A mi, tratar con respeto a la gente de un nivel inferior me hace sentir bien, porque la gente se siente bien, y eso le transmití siempre a mis hijos. A mi hija la pusieron ellos ahí. Ella quería, pero yo me oponía, no estaba de acuerdo. Y, bueno, así fue. Ella es empleada del Banco de Acción Social, y va a ser diputada, pero se va a dedicar a lo social, quiere dedicarse a la gente.

 

  • Si no le quedó otra que aceptar estos pedidos del PJ, ¿no va a pasar lo mismo si usted es gobierno?

 

No. A mi gobierno lo armo yo. Nadie me va a decir qué funcionario tengo que poner. Nadie va a torcer mi voluntad; en caso de ser gobernador, el responsable y decisor voy a ser yo. Mis funcionarios van a ser gente que esté dispuesta a trabajar por el sueldo que les corresponde, y durante todo el dia. No va a haber dinero extra.

 

  • ¿Los peronistas se lo van a permitir?

 

Ellos me conocen, yo tengo caracter fuerte. La responsabilidad la asumo yo. El compromiso lo asumo yo. Y a mis funcionarios los pongo yo. Lo único que yo le exigí al PJ es que se reunieran en Asamblea y estuviesen todos de acuerdo con mi candidatura. Y asi fue.

 

A Don Julio lo acompaña María Eugenia, su fotógrafa, que cuenta que se le acercó durante el conflicto que tuvo con el gobernador jujeño Gerardo Morales por la sede del Registro Civil, quien terminó “corriendolo del cargo”, según Ferreyra, tras 19 años y medio de gestión. “Me acerque a sacar fotos, y de ahí comenzó una relación. Acá hay ayuda del cielo. Lo de Don Julio es una patriada, su candidatura se sostiene por la gente, muchas veces nosotros los que lo rodeamos hacemos vaquita para pagar remises y comida, es una campaña hecha con vocación, a Don Julio lo acompaña Dios porque todo el tiempo pasan cosas increíbles”.

 

Don Julio interrumpe amablemente a su fotógrafa, y adhiere que la falta de presupuesto es porque “el PJ no quiere poner plata”. “Organizan actos y eso, sí, pero nosotros acompañamos nada mas, lo nuestro lo hacemos nosotros a pulmon. Yo duermo cada día en mi casa de Palpalá de toda la vida, me levanto temprano y salgo a recorrer la calle, sin ellos”.

 

  • Don Julio, ¿cuál sería su eje de Gobierno?

 

Hoy la provincia está muy mal económicamente. La deuda contraída por Morales es de dudosa posibilidad de pago, y están comprometidas las partidas por coparticipación. Existe una posibilidad de que nos embarguen la coparticipación,  eso significaria que nadie cobraría los sueldos, ningún municipio. La situación podría ser extremadamente grave. Si somos Gobierno, sabemos que vamos a recibir solo deudas, pero mi principal preocupación es la pobreza de la gente. No quiero hablar sobre los planes específicos porque me los van a copiar. El eje es ese: ayudar a la gente a salir de la pobreza. Se va a ahorrar hasta el último centavo para volcarlo a la gente. Hay desnutrición en Jujuy, y un chico desnutrido no puede hacer su vida. No me interesan los cargos. No voy a utilizar los fondos del Estado para viajar o salir de vacaciones, como hacen ahora, que se van a China a gastar plata ajena. Si no gano, me voy a mi casa tranquilo, a escribir que es lo que más me gusta.

 

  • Sus adversarios lo cuestionan por haber dicho que no fueron 30.000 los desaparecidos en la última dictadura

 

Eso lo dije dejándome llevar porque Luis Labraña, un ex montonero, dijo esa cifra en Europa para instalar que en Argentina estaban cometiendo delitos de lesa humanidad. No fue una mentira, fue una necesidad para visibilizar el problema. Fue por ese motivo, con los años él mismo lo admitió. Pero no debería haber habido ni un solo desaparecido. Lo usan políticamente para decir que estoy a favor de los militares, pero no es así. La Conadep dio la cifra de 7954. Fernandez Meijide pide no usar este tema políticamente. Yo coincido. Ellos usan a los derechos humanos para hacer política.

 

  • ¿Qué opina sobre Milagro Sala?

 

Las cooperativas son una excelente herramienta del Estado. Yo las voy a usar en mi gestión como gobernador. Pero ella, Milagro, está acusada de cometer delitos muy graves. Tiene que ser la Justicia la que decida. Pero hoy hay mucha cobardía de parte de la Justicia, porque en Jujuy la política se ha entrometido en la Justicia. Hoy la mayoría es radical. Lo primero que hizo Morales fue intervenir a la Justicia. Si vos vas a hacer las cosas correctamente, con honor, no te debería preocupar la Justicia, ni tenerla de tu lado. Si te preocupa, es porque estás preocupado. Ocultas algo.

 

  • ¿Qué opina de Cristina Kirchner, cuyo primer juicio oral y público comenzó recientemente?

 

Si uno es una persona de honor, se sienta frente al juez y explica el malentendido. Ella no lo hace, y si no tuviese nada para esconder, se sentaría y explicaría, aclararía lo que pasó. Y una gestión se mide por resultados. Hoy hay 13 millones de pobres en la Argentina.

 

Ya se hicieron las fotos de don Julio en Tumbaya. Hizo mucho frío, pero Julio se mostró muy predispuesto, incluso divertido. Mientras termina de cambiarse pasan unos trabajadores en un camión, tras reconocerlo, le tiran la V peronista, con los dedos. Julio siempre responde con una sonrisa.

 

En el camino de vuelta volvemos a hablar sobre política. Entre línea y línea, el candidato sorpresivo del momento se queja de los apellidos de siempre: “Guillermo Snopek está donde está solo por ser Snopek. Estás elecciones le van a servir para darse cuenta que es un soberbio, un inútil, y que no tiene gente que lo apoye”

 

¿Cómo empezó este sueño?, le preguntamos. “No se me había ocurrido nunca en toda mi vida. Cuando fui concejal no me gustó nada de lo que vi, y nunca más participé, me dedique siempre a trabajar. Ahora, cuando me echaron del Registro Civil, la gente me empujó. Me hubiese gustado tener mi estructura propia, pero nunca me imaginé que me iba a pasar algo así. La gente me puso aquí. Hago esto porque la gente me alentó a hacerlo. Y ya no pude decir que no, lo siento así”.

Relacionadas

Te llevo grabado en la piel

bernardo berri

El sereno y tempestuoso mar del autismo

bernardo berri

““El Estado funciona de la misma manera que funcionan las economías familiares”

bernardo berri