fbpx
Revista Salvador

Se fue un gran tipo

Después de dos años de lucha contra el cáncer,  el 21 de septiembre por la  noche murió  Jorge Oliver, periodista, militante político, docente, escritor y un gran amigo.

Por Eduardo Huaity González

Gran parte de su vida estuvo ligada al periodismo, el marketing y la Unión Cívica Radical. En los últimos años era el conductor del programa “Entre columnas”, que se emitía por Canal 2, profesor de Historia, autor del libro “Sociedades Secretas Y Revoluciones Suramericanas” y de innumerables columnas en revista Salvador.

Estuvo en total, según el mismo decía, 40 años en los medios y 50 luchando por este país.  Fue uno de los más importantes teóricos de la juventud radical de los 80 y ocupó cargos importantes dentro del partido, tanto a nivel nacional como provincial, pero ante todo fue un tipo lucido, brillante, amante de la vida, leal y buen amigo.

En medio de las más grandes discusiones, o en las peores crisis ponía el grado de cordura necesario para evitar que todo se desmadre y seguir avanzando. Horas de café, compartiendo una pizza en su casa del Encón o en un bar, me dejaron recuerdos imborrables, únicos e intransferibles.

Nos gustaba el buen wisky, las discusiones difíciles, los libros y hasta que el cáncer lo permitió, la buena comida. Caminar con él por el centro de la ciudad era una prueba para la paciencia; y eso que caminaba a buen ritmo, apurado para el ritmo cansino salteño, pero era tanta la gente que lo saludaba que hacer una cuadra representaba perder casi media hora.

Buen humor y un inexplicable amor por fierros viejos, en especial por la coupe Fuego, eran solo algunos aspectos de una personalidad maravillosa. Era un tipo con los códigos, la ideología, los modos, los placeres y las actitudes del siglo XX, una centuria cargada de contradicciones, sueños, desilusiones, romanticismo y melancolía, como nosotros.

Murió con la primavera, no podía ser de otra manera para él que dejó una huella en esta ciudad y eso es algo que muy pocos pueden decir.