fbpx
Revista Salvador

Pensar Salta

El Consejo Económico y Social elaboró un documento con “propuestas prioritarias” para la provincia, entre las que se destaca la confección de un Plan Integral de Ordenamiento Territorial.

Por Gonzalo Teruel

Después de casi 6 meses de trabajo, complejo en tiempos de aislamiento y actividades restringidas por el Covid-19, representantes del Consejo Económico y Social entregaron a las máximas autoridades del gobierno de Salta un documento con temas y acciones que consideran prioritarias para la provincia.

Cada uno de los casi 30 sectores de la sociedad civil que integran el organismo consultivo presentó sus propuestas que, después de un proceso de selección y consenso, se redujeron a una docena para sugerir a las autoridades que las incluyan en el Presupuesto 2021 que debe discutir la Legislatura. “Todas las temáticas propuestas son importantes y merecen atención pero somos conscientes que no se puede hacer todo al mismo tiempo y, por eso, decidimos priorizar algunas” explicaron desde el Consejo Económico y Social que encabeza el economista Lucas Dapena.

Los temas y las acciones sugeridos son muy diversos y de realización más o menos factible a corto y mediano plazo: Conectividad y comunicación; Creación de un espacio físico para el desarrollo de un hub tecnológico; Proveer de agua y cloaca a toda la provincia; Diagramar y promover la concreción de un trazado vial que facilite el desarrollo productivo, comercial y turístico; Promover una transformación social y ecológica; Centro de transferencia multimodal de cargas en General Güemes; Estricto control del comercio ilegal y desarrollo de estrategias para el imperio de la lealtad comercial; Simplificación tributaria; Disminución de los impuestos municipales y provinciales, en particular el de Actividades Económicas; Disponer de prácticas para el manejo sustentable de recursos naturales, contribuyendo a mantener la biodiversidad de recursos bióticos locales y mejorar la adaptación de los sistemas de producción al cambio climático.

Uno de los temas (ubicado en el segundo lugar del documento) representa, en cambio, un verdadero y enorme desafío: el Ordenamiento Territorial de Salta. Este ambicioso ítem, que para el propio organismo debe ser más amplio que el Ordenamiento Territorial de Boques Nativos, se refiere a “crecimiento de las ciudades y pueblos, áreas bajo riego, producción intensiva, extensiva y conservación”.

“El crecimiento provincial ha fluido espontáneamente, sin planificación, lo que generó desequilibrios que no resultan fácilmente abordables. Uno de los problemas que se ha tornado visible es el dinámico crecimiento del área metropolitana y la despoblación de las zonas rurales, además de situaciones varias que deben enfrentarse para paliar los efectos de la falta de previsión” dice sin eufemismos el documento y ejemplifica que “la Ciudad de Salta presenta un claro testimonio de la improvisación y del carácter reactivo de los planes municipales: el vertiginoso crecimiento de la población se ha realizado sin una adecuada planificación”.

“La urgencia en el desarrollo de esta medida surge de la preocupación que radica en la degradación natural, cultural, ambiental, económica y social que se da en el crecimiento desordenado y amorfo que se ve reflejada en la planta urbana y rural (…) Es necesario ordenar y definir los futuros usos de suelo en todo el territorio provincial” enfatiza el documento que ya está a disposición del gobernador Gustavo Sáenz y de otras altas autoridades salteñas.

Y, después del duro y realista dictamen, recomienda desarrollar un Plan de Ordenamiento Territorial que deberá contemplar un diagnóstico y una propuesta de planificación sobre un escenario futuro deseado y la gestión para su implementación.

El obvio objetivo es lograr una evolución planificada del sistema territorial a través de un proceso pensado y organizado de ocupación del suelo y distribución y localización de las actividades. Para lograrlo sugiere identificar las obras prioritarias de infraestructura pública, promover la inversión privada y el desarrollo económico definiendo zonas para cada actividad y proteger y aprovechar los recursos naturales.

“Nuestro objetivo es compatibilizar las distintas necesidades humanas (urbanísticas, productivas, culturales y recreativas) con el ambiente para asegurar el bienestar de las futuras generaciones de salteños” resumió Dapena.