fbpx
Revista Salvador

No se puede hablar de Salud enfermando al Medio Ambiente

Ceos Sol es una importante Fundación situada en la zona de sur de la ciudad, que lleva más de dos décadas dedicada al cuidado del Medio Ambiente. Su Presidenta nos cuenta cómo es que pequeñas acciones  pueden ser vitales para el cuidado de nuestro planeta.

Por Macarena Maristany

En estos últimos tiempos hemos escuchado hablar en un sinfín de ocasiones sobre “una nueva normalidad”, en donde, a raíz del nuevo Coronavirus, las personas se vieron obligadas a rotundos cambios de hábitos en pos de cuidar la vida propia y la de los demás.

¿Es esto lo único que deberíamos incorporar a nuestras rutinas?, la respuesta es un rotundo “no”. El planeta, nuestro planeta, nos está pidiendo a gritos un cambio profundo para dejar de contaminar a tan gran escala, no sólo para salvar vidas sino también para asegurar una mejor calidad de vida.

Hacerse de acciones que favorezcan al planeta en el día a día es algo para nada difícil, no demanda mucho tiempo y está prácticamente al alcance de todos. En Salta, de manera ininterrumpida, la Fundación Ceos Sol promueve esas acciones desde más de 2 décadas.

Su presidenta, Mónica Zannier, contó que “nuestra institución nació hace 23 años con la intención de hacer que las cosas sean mejores,  tanto en salud como en ambiente porque no podemos hablar de salud con un ambiente enfermo”.

“El camino fue largo y pusimos en práctica muchísimos programas ciudadanos” recordó Zannier y relató que esas acciones comenzaron con un “Sistema Solidario de Salud que cubría a más de 230 mil personas en Salta Capital y a mucha gente del interior que venía a atenderse”. “También hicimos programas de detección precoz de enfermedades discapacitantes en la edad escolar como ser Salta Ve y Salta Sonríe” añadió y contó que “además muchas campañas ambientales que nos llevaron a estar en las escuelas y en los centros vecinales, en la administración pública y en otras intuiciones, en empresas chicas y grandes enseñando que para cuidar el medioambiente podemos hacer cosas que son pequeñas para nosotros pero que ayudan muchísimo a este planeta en el que vivimos y del cual no nos podemos mudar porque la hayamos destruido”.

Entusiasmada, Zannier aseguró que “una de esas cosas que podemos hacer es separar los residuos que generamos”. Y destacó la importancia de separar los residuos porque muchos de ellos pueden reciclarse en un proceso industrial, por medio del cual, los materiales vuelven a ser materia prima para crear otros”.

“Siempre que doy una charla en una escuela les cuento a los chicos y a los maestros la historia del PET (Tereftalato de Polietileno) que es el plástico de las botellas de gaseosas” señaló y completó que “de tanto plástico que había en el mundo nació el polar y entonces tenemos que saber que cada vez que compramos un gorrito, un buzo o una manta de polar estamos comprando plástico de una botellita que alguien usó y responsablemente llevó a un lugar para recuperar y reutilizar como materia prima”.

Como no solo en los hogares se producen residuos sino también, y sobre todo, en empresas y organismos públicos, Ceos Sol también realiza capacitaciones en esos lugares. “Capacitamos unos 50 mil chicos cada año escolar con charlas y entrega de cartillas y libros pero también recorremos las empresas y las motivamos para que vean cuales de los materiales que desechan pueden ser reciclados” explicó y valoró que “dejamos canastos y contendores para que allí depositen esos materiales que ya no les sirven y después los vamos a retirar, pero ya hay grandes empresas que directamente los mandan a nuestra casa”.

Además, como todos, la Fundación Ceos Sol modificó sus actividades por la pandemia de Covid-19. “Se redujeron las visitas a escuelas, comisarías y centros de Salud” contó Zannier y destacó que, en cambio, surgieron otras ideas y acciones. “Empezamos con Recorriendo Salta, actividad que combina el running y la recolección de residuos inorgánicos y que en el mundo es conocida con el nombre de Plogging” informó. Este programa fue impulsado por Ceos Sol y se desarrolla junto a la Secretaría de Deportes de Salta. “Mientras los deportistas corren, van recogiendo los residuos que están al costado de las rutas” explicó la dirigente ambientalista y consideró “para nosotros fue sembrar otra semillita porque es un acto ambiental espectacular que se hizo primero en Salta y ya se está llevando a muchos otros municipios”. 

Esperanzada, Zannier confió que “el difícil contexto mundial de la pandemia, nos deje enseñanzas”. “El Coronavirus nos modificó algunos hábitos y me gustaría que también nos haya modificado la visión que tenemos del medioambiente, de cómo lo tratábamos y de cómo lo maltratábamos” planteó y destacó que durante el aislamiento al que se sometieron distintas sociedades “pudimos ver como los ríos estaban más limpios y como reaparecían distintas especies animales, en la Ciudad de Salta llegamos a ver tucanes”.

“Creo que es momento de agregar una R más al Reducir, Reutilizar y Reciclar que es Repensar” pidió la dirigente ambientalista y añadió “repensar qué es lo que nosotros hacemos para cuidar esta gran casa que compartimos y cómo vamos a cambiar nuestros hábitos y cuidar más el agua y el aire, para evitar los incendios y la proliferación de microbasurales”.  

Finalmente, insistió en la necesidad de incrementar el reciclado de materiales. “Los chicos dicen que hay que hacerse cargo y tienen razón: cada uno de nosotros tiene que hacerse cargo de los envases, los paquetes y envoltorios de lo que consumimos para que vuelvan al circuito productivo en vez de ir a contaminar el planeta” enfatizó y recomendó comenzar la separación de los residuos domiciliarios.

En este sentido, las personas que realicen la separación de residuos en sus hogares, podrán depositarlos luego en el “Punto Verde” que está ubicado en la playa de estacionamiento del Easy en el Portal Salta, o en las instalaciones de Ceos Sol en el barrio Hipódromo en la zona sur de la ciudad, en pasaje Winter 95 de lunes a viernes de 8 a 17 horas.  También podrían hacerlo en la Comisaría N° 7 del barrio El Tribuno.

Citando a Eduardo Galeano es que recordamos que “Mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, pueden cambiar el mundo”.