fbpx
Revista Salvador

“Muchas feministas me atacaron por mi posición ante el aborto”

Desde 2013 es la única mujer en el Senado de la Provincia de Salta, una situación llamativa en un momento histórico en que la paridad de género es tendencia en el mundo. Fuertemente identificado con la cultura gauchesca de Salta y a pesar de ser catalogada es autora de las principales leyes a favor de las mujeres y las minorías.

Por Eduardo Huaity González

Silvina Abilés es la autora, entre otras, de la asignación por cónyuge mujer, La Ley Micaela o la de cupo trans, a pesar de calificada como “conservadora”, por los grupo feministas, pero es la única mujer en el Senado.

“Lamentablemente soy la única mujer en el Senado y esta situación sucede en la política justamente por el machismo que tenemos en nuestra provincia a pesar que tenemos una ley de cupo en la cual las mujeres también han ido ganando espacio. Fíjate vos que son muy pocas las mujeres que encabezan las listas y sobre todo en el Senado que es un cargo unipersonal, por lo general la encabezan los hombres y las mujeres son suplentes”.

Llegaron muy poca mujeres que llegaron al Senado…

Las únicas senadoras que llegamos en este último tiempo a ocupar este cargo siendo titulares, fue la senadora Gabriela Cerrano y yo. Después las otras senadoras, como la de Cafayate, la senadora de Cachi; Laura de la Zerda de Cerrillos o Nora Cannuni de Tartagal, llegaron como suplentes porque los titulares ocuparon otro cargo, o como en el caso de Cerrillos donde lamentablemente falleció Pucho Jorge.

Es una deuda de la política que tiene con las mujeres el que encabecen listas o que sobre todo sean titulares en estos cargos unipersonales.

El Senado de Salta tiene una característica que es que incumple todo lo establecido. No hay representación de minorías, no se cumple el cupo. ¿No habría que modificarlo o eliminarlo?

Yo creo que eliminarlo es lo peor que podríamos hacer. Para mí la bicameralidad es el mejor de los sistemas porque permite que las leyes puedan ser dos veces tratadas, dos veces vistas y enriquecidas en uno u otro ámbito.

En cuanto a lo que muchos dicen que el Senado hace más caro el sistema, fíjate que no es así; las Legislaturas que son unicamerales son las más caras del país.

En cuanto a que incumple los cupos no es una cuestión del Senado, sino que es una cuestión del sistema electoral. El Senado se va constituyendo de acuerdo a como surgen las elecciones.

Pero al ser un cargo único no hay representación de minorías, y eso si incumple todas las cosas…

Lo que pasa es que es un cargo único porque para mí es el órgano más representativo, más federal dentro de la provincia y es un cargo único porque representa a cada uno de los departamentos de la provincia. Distinto es diputados, en donde vos tenes mas diputados de acuerdo a la cantidad de habitantes y en definitiva, los departamentos más grandes terminan imponiendo su voluntad sobre los más pequeños. En cambio, el Senado al ser uno, cada uno tiene el mismo peso.

Pero las minorías no tienen representación, que es algo que exige y por eso se modificó el Senado de la Nación…

Las minorías en cuanto a que…

En cuanto a que tienen que tener representación…

Tienen que llegar. Ese es el problema.

No, tienen que tener representación como en la Cámara de Diputados…

Pero hay minorías ¿eh? Nosotros tenemos…

El que gana, gana. El otro no ganó nada…

Si, puede ser. Pero en las provincias no está establecido en ninguna provincia que tiene senado el tema de las minorías. Si está establecido en el Congreso de la Nación. Pero yo insisto que es bueno el sistema de la provincia porque las minorías en definitiva están dadas por la oposición y en el Senado tenemos oposición. Nada más que hay una manera distinta de trabajar con Diputados por ejemplo. Las oposiciones son oposiciones constructivas en las cuales se trabaja en conjunto y en las cuales muchas veces manifiestan su disidencia, la dejan manifestada en el recinto. Han votado muchas veces en contra; pero al ser un trabajo más  consensuado (somos menos), entonces se puede trabajar mucho en consenso; acordamos muchas cosas y tenemos una minoría muy constructiva en el Senado, o una oposición muy constructiva.

¿Cuál es la oposición si son todos del mismo partido prácticamente?

Está Manuel Pailler que es del Partido de la Victoria, Javier Mónico que también llegó por ese lado, el senador Saldaño que es radical. Pero bueno, un poco como decís, se diluyen estas minorías o estas oposiciones al trabajar tan en conjunto.

Hay tres bloques grandes, el bloque del Partido de la Victoria, el bloque del Partido Justicialista y el bloque de Gustavo Sáenz, que de alguna manera son los tres bloques que están dentro del Senado.

Son todos parte del peronismo. No hay ningún otro partido político… 

El único que estaría dentro de otro partido político, que no me acuerdo más en este momento, sería Sergio Saldaño que es radical, el reemplazo de Miguel Nanni, por Cafayate, que hoy está dentro del bloque mayoritario trabajando en conjunto, sin perder su esencia radical y manifestando permanentemente su pertenencia a ese partido.

¿Cómo se podrá solucionar el tema desde el punto de vista de la ley electoral para la participación de mujeres en el Senado que es fundamental que haya?

Que pregunta más difícil la verdad…

Y fundamental…

Porque con la ley de cupo nosotras pensamos que se iba de alguna manera a solucionar eso. Pero necesitamos que sigan siendo cabezas de lista. ¿Pero cómo lo hacemos en el cargo unipersonal? Es como que más o menos me preguntes cómo hacemos con el tema para que haya más gobernadoras. Son cargos unipersonales en los cuales tiene que haber toda una estructura que termine apoyando a la mujer. Yo tengo una suerte de que acá en Vaqueros el Intendente Daniel moreno siempre me apoyo. Él es un convencido que las mujeres trabajan mucho y de hecho su Gabinete está confirmado por muchas mujeres. En Vaqueros tenemos una presidenta del Concejo Deliberante mujer y en La Caldera tenemos tres mujeres Concejales; es un Concejo de tres, con tres mujeres concejales. Quizás ahí los hombres podrían decir que no tienen representación.

Pero es una pregunta muy difícil y es muy difícil llevarlo a la práctica porque ¿Cómo haces para que en cada departamento las mujeres encabecen las listas? Y aun encabezando para que después ganen una elección.

Creo que lleva un poco a todo este cambio cultural que está habiendo en nuestra provincia y en nuestro país en donde las mujeres empezamos a ocupar cargos más representativos no solo en el ámbito de la política, y todo va a ser un poco el desarrollo y la madurez que vamos teniendo y un poco dejar de lado viejos conceptos, viejos machismos, viejos patriarcados.

¿No tenemos que cambiar las estructuras de los partidos políticos que es de donde salen los candidatos? Porque el machismo más grande se da dentro de los partidos políticos…

Ahí vamos a tener el mismo problema, porque las mujeres también van a participar. Yo tengo un proyecto de ley presentado en el Senado en el cual estoy pidiendo que en la misma ley de cupo que tenemos en materia electoral esté en los partidos políticos, en los sindicatos y en los órganos colegiados. Cuando hablo de órganos colegiados, hablo de los colegios profesionales donde siempre hay más varones que mujeres. Excepcionalmente hay algunas carreras en donde hay más mujeres. Pero fíjate en la parte sindical; vemos muy  pocas mujeres, por no decir ninguna. Creo que tiene que haber un cambio y no solo en lo político, tiene que haber un cambio en lo social, en el cual la mujer tenga más participación e incluso en los lugares de decisión, cuando hablamos de gerencia, cuando hablamos de esos cambios que las mujeres tengan mayor decisión en todos los órganos ejecutivos.

Al margen de tu actividad política, todo el mundo te identifica en la política y en el campo. En el fortín, arriba de un caballo. ¿Por qué esa pertenencia tan fuerte?

Vengo de una familia de agricultores. Mi papá nació en Vaqueros. Mi abuelo tenía 14 hijos y era arrendero, entonces arrendaba campos en distintos lugares. Entonces algunos tíos nacieron en Chocoana, otros en Cerrillos, otros nacieron en Vaqueros, en Ampascachi y todos se dedicaban a la actividad del campo. Solamente de los 14, 3 o 4 tíos que se dedicaron al comercio, todos los demás al campo.

Mi papá estuvo mucho tiempo con el campo y también fue camionero. Traía la leña para las estufas del tabaco y entonces yo me críe en ese campo, en ese mundo. Y bueno, pasaron los años casé con Martín Borja que nació en La Calderilla, en ese momento tabacalero, y mi suegro también tabacalero. Mi marido criador de caballos peruanos de paso que me hizo amar a los caballos de esa raza, más allá que mi papá ya me había inculcado el amor a los caballos.

Yo había formado parte del fortín creado por mi papá, El Bagual, en el cual salíamos todos familia; imagínate que con la de hermanos y primos que tengo…

Tu familia ya era un fortín…

Ya éramos un fortín nosotros y salíamos a todas las fiestas. Después mis tíos o mi papá más grades dejaron el fortín y me casé con Martín y nos dedicamos a la cría de caballos peruanos. Con los años, junto con otro grupo de mujeres creamos una escuadra de amazonas, llamada Estirpe Salteña para acompañar a nuestros esposos, padres y hermanos que eran criadores o que son criadores.

Con esta escuadra, nosotras cuando la creamos, el objetivo era de alguna manera honrar a aquellas mujeres invisibilizadas en nuestra historia como una Juana Azurduy, como una Macacha Güemes, como una Juana Moro. Mujeres que habían sido invisibilizadas y que habían sido fundamentales en la gesta libertaria en un 25 de Mayo en un 9 de Julio  y en un acompañamiento a Güemes con todas las mujeres por detrás.

Entonces formamos nuestra agrupación o nuestra escuadra de amazonas, y empezamos a presentarnos en todo el país. Con la escuadra de amazonas Estirpe Salteña estuvimos en Jesús María dos veces representado a Salta con nuestras tradiciones, con nuestros caballos, con la vestimenta típica. Estuvimos en Palermo, en Buenos Aires en San Juan, en Mendoza, La Rioja, Tucumán. Hemos recorrido el país.

Y bueno, este amor a los caballos, este amor a la tierra. Yo sigo viviendo en La Calderrilla, en un campo rural, a pesar de que desgraciadamente se va urbanizando porque es lo que nos llevan los tiempos, nosotros mantenemos nuestra finca y criamos nuestros caballos ahí y este amor se lo hemos transmitido a nuestras hijas que desde muy chiquitas, desde los 3 años, empezaron a concursar en los concursos de caballos peruanos y hoy nos acompañan en los desfiles.

Así con mi marido, con mis hijas, con mi papá hasta hace poco. Mi papá falleció en marzo así que hasta sus últimos momentos estuvimos permanentemente en los desfiles, en los concursos de caballos peruanos de paso y viviendo en el campo y defendiendo sobre todo nuestras tradiciones. Me siento muy cercana en esta función que tengo con la gente del campo. Con la gente del Potrero de Castilla, de Yacones, de Lesser, del Dique, con los distintos fortines que hay acá. De hecho soy socia de varios fortines de acá y concurro a las marcadas. Se lo que es enflorar un animal, se lo que es ser madrina de los casamientos de las marcadas, porque lo viví con mi papá y hoy lo vivo con la gente de mi departamento. Así que realmente me siento muy cercana al gauchaje y a la gente de campo de nuestro departamento.

Culturalmente Salta sigue siendo fuerte su cultura de gauchesca, pero aun así hay como una especie de estigmatización a las personas que mantienen o preservan esa cultura como si fueses conservadores…

Es parte de la cultura que viene del exterior. Que por ahí los más jóvenes se sienten más pro, más modernos, más avanzados, si toman esa cultura. Es responsabilidad nuestra, de los más grandes, el inculcarles el amor por lo nuestro.

Yo veo con mucha alegría que últimamente los jóvenes están valorando más el folclore, quieren ser parte; los artistas folclóricos se han aggiornado un poco más para atraer a más jóvenes, y eso es bueno.

Yo hoy veo que a un joven no le da vergüenza ponerse una bombacha de gaucho, unas alpargatas, una boina y eso es bueno. Es bueno valorizar lo nuestro. Pero hubo un tiempo en que parecía ser vergonzoso. Como vos decís, hubo un tiempo.

Yo creo que hoy estamos en otro tiempo en el cual nuevamente estamos empezando a valorizar lo nuestro, a valorizar el campo. También con toda esta cultura ambientalista que estamos de nuevo valorando nuestra tierra, nuestro cultivo, nuestro trabajo. Yo creo que no se va a perder, que falta mucho y ojalá que nunca se pierda todo lo que es nuestra cultura.

Volviendo un poco a la política y al Senado. El Senado en Salta es como que no existiese. ¿Existe el Senado? Porque toda la actividad es en la Cámara de Diputados o en el Concejo Deliberante ¿Por qué los jueces de la Corte y ustedes tienen esa imagen de que están en la estratosfera?

Yo me planteaba lo mismo apenas ingresé al Senado. Es un poco que los senadores por ahí no tienen la prensa que tiene la Cámara de Diputados. Fíjate que el día de la sesión, si van dos periodistas es mucho. Dos periodistas que nos hacen la nota y que están. No sé, capaz que se aburren en la sesión.

En cambio en diputados es distinto. Yo en algún momento fui asesora de la Cámara de Diputados y veía la cantidad de periodistas buscando a un diputado u otro. Quizás vende más la Cámara de Diputados, porque a la vez una oposición, que a veces necesariamente no es constructiva, pero da más para la nota, para la tapa, para el título. El Senado trabaja más en conjunto, al acordar previamente, nosotros tenemos mucho trabajo en comisión durante toda la semana. Mucho contacto. Quizás justamente por ser menos. Entonces los proyectos llegan al recinto consensuado; al llegar consensuado hay un miembro informante. Si eventualmente uno no está de acuerdo quizás lo plantea, pero no hablamos los 23 como si pasa en diputados, que de 60, hablan 30 y la mitad dice lo mismo. En cambio en el Senado no, en el Senador acordamos previamente esto.

Entonces a lo mejor por eso parece que no existe. Pero fíjate vos que del Senado han salido importantísimas leyes y tiene un rol muy importante dentro de todo lo que es la parte institucional. Somos los que nombramos jueces, somos los que de alguna manera al igual que Diputados, estamos en el jury de enjuiciamiento, y sacamos jueces. Creo que es realmente muy importante.

Yo, como te decía hace rato, defiendo a muerte la bicameralidad porque veo como se enriquecen los proyectos cuando llegan al Senado y como se enriquecen también cuando llegan a Diputados. Están muy buena las dos vistas, las dos visiones y que de última, si algunos creen que no hay oposición en el Senado, que la oposición se plantee en Diputados para escuchar todas las voces.

Recién resaltabas la importancia que tiene el Senado. Y esa importancia es muchas veces cuestionada; gran parte de los problemas de la justicia, deriva del Senado por los jueces que nombraron.  Y muchas de las cosas que no se resolvieron en la provincia se deben en gran parte al Senado. También es un poco de culpa de ustedes a pesar de la enorme responsabilidad que tienen…

Mira, nosotros no nombramos a los jueces, les damos acuerdos a los jueces, pero los jueces pasan previamente por un proceso de selección  en el cual tienen sus entrevistas orales, tienen sus exámenes escritos, pasa una terna del Ejecutivo y a nosotros nos llega nada más que quien ha sido designado.

Nosotros tenemos solamente una entrevista con los jueces y ya no es en cuanto al conocimiento que él tenga, porque si ya pasó por el filtro del Consejo de la Magistratura, si ya rindió todos sus exámenes, como corresponde y pasó ya a lo que constitucionalmente habilita el Gobernador, a elegir de esa terna uno, a nosotros solo nos queda una entrevista para un poco valorar el compromiso que él tiene con la sociedad, el compromiso que él tiene con la función que va a cumplir. Y también muchas veces le preguntamos sobre distintas objeciones que salen a su nombramiento, que él es el encargado en ese momento de aclararlas. 

Pero en cuanto al conocimiento que el juez tiene que tener a justicia y todo lo demás, en cuanto a la parte académica, pasan previamente por dos filtros y pasan también por el filtro del Ejecutivo.

Así que el Senado presta acuerdo, y creo que dos veces nada más ha rechazado pliegos por considerar que la persona que en ese momento estaban entrevistando, (no fue en mi mandato) no cumplía con los requisitos como para ser jueces.

Fundamentalmente en los últimos tiempos hemos hecho mucho hincapié en que quienes vayan a cumplir una función de juez, de secretario, de fiscal, en distintos lugares y especialmente en el interior, estén arraigados en ese lugar. Muchos usan como trampolín el “bueno, me presento ahora como Secretario en Orán, total en algunos meses ya tengo más puntaje y después me presento en Capital y dejo Orán sin Secretario”.

Entonces ahora nuestras entrevistas principalmente se centran ahí: que arraigo tiene en el lugar donde va a ocupar un cargo, y que experiencia tiene. Porque también estamos haciendo mucho hincapié en que tengan la experiencia de la calle, que no sea juez o secretario, quien se recibió y al mes estuvo trabajando en la justicia y nunca conoció lo que es estar del otro lado del mostrador digamos.

Hay un dicho popular que dice que cada uno de los gobernadores en Salta tiene un récord. Dicen que prácticamente nunca dieron un veto porque lo tienen al Senado. En el sentido que no hace falta que Urtubey vete algo, llama por teléfono y el senador traba todo…

No tenemos la verdad leyes trabadas. Por ahí dicen “el Senado tiene un montón de leyes…” y por ahí yo soy una de las que vive pidiendo que leyes tenemos paradas o no. Y en algunas a lo mejor estamos haciendo las consultas. El Senado en este sentido trabaja de una manera muy distinta a Diputados, nosotros tenemos un proyecto de ley y llamamos a todos los sectores involucrados. Se los llama para que den su opinión, para ver cómo puede afectar o como no. Eso demora muchas veces el tratamiento de las leyes. Algunas leyes no las tratamos porque mejoramos y presentamos otros proyectos que ya abarcan esta ley.

Por ejemplo hoy, tenemos dos o tres leyes que llegaron desde Diputados relacionados con el tema de violencia de género que es realmente importantísimo. Pero en el día de ayer aprobamos un proyecto que presentó yo en el cual estoy creando una comisión para tratar toda la modificación de la 7888 que es la ley de violencia, para poder englobar toda esta ley que por ahí viene sueltas y que es necesario tenerlas en una sola ley, sobre todo en un tema tan sensible como este.

Entonces no es que estamos cajoneando y que no queremos tratar esa ley. Sino que lo que estamos haciendo en este momento es tratar de hacer es un marco normativo que incluya a todos esos proyectos que por ahí vienen separados.

En cuanto a los vetos, hay muchas leyes que llegaron y que vinieron con vetos parciales o veto total. Las que vinieron con vetos parciales, muchas veces las hemos sacado con las observaciones o con los vetos del Ejecutivo, y las que vinieron con veto total no salieron. Pero siempre se prejuzga eso. Algunos dicen que somos escribanía o algunos dicen que somos archivo, pero creo que los que opinan así realmente no conocen el trabajo del Senado o no conocen el porqué de que algunas leyes no salen o si salen.

¿No durmió la ley de Emergencia cultural en el Senado?

Nos decían hace unos días que la ley ésta de la emergencia cultural iba a dormir en el Senado, en realidad no durmió en el Senado. Tuvimos reuniones con la Secretaria de Cultura, tuvimos reuniones con los funcionarios del Ministerio de Hacienda, hemos modificado la ley porque creemos que una ley para que salga tiene que ser aplicable, sino, no tiene sentido sacar una ley. Así que hemos modificado, ha vuelto a Diputados y no la estamos haciendo dormir. Hace unos días me preguntaba una colega tuya porque estamos haciendo dormir la ley del cupo trans y la verdad que no la estamos haciendo dormir. Yo agarré la ley, me junté con la comunidad trans, modificamos y mejoramos la ley y está en Diputados. Otro colega tuyo me preguntaba porque el Senado no saca la Ley Silvio, nosotros fuimos de la ley y la mandamos a Diputados.

O sea que está dormida en Diputados…

Claro. Por ahí hay desconocimiento del Senado y no  el Senado el que las tiene, sino que el Senado las modificó, las mejoró y las mandó nuevamente a Diputados.

En lo personal, como periodista te escuché muchas veces defender los derechos de la mujer, el tema de la violencia de género. Te escuché en muchos discursos y hay notas de otros colegas en los cuales también mencionas esa temática, sin embargo, parecería que cuando vos hablas de eso, no se lo toma tan fuerte como cuando es de otra organización. ¿Hay un perjuicio en eso? Es decir ¿“una señora que está en el Senado no puede ser tan combativa como una señora que está afuera”?

Sabes que creo que el perjuicio es que al ser la única mujer en el Senado y al trabajar de otra manera por ahí las leyes, como que creen que estoy a favor de los otros 22 senadores. Lo decían cuando estábamos con la ley de cupo, que “¿Por qué el Senado no saca?”, que “la senadora Abilés la tenía durmiendo”. Sin embargo no la teníamos durmiendo a la ley, veníamos con distintas reuniones y fíjate vos que los proyectos de violencia, los proyectos de la mujer que presento en el Senado, todos salen aprobados por unanimidad. No hubo ningún proyecto que yo haya presentado el cual no haya salido aprobado por unanimidad relacionado con violencia, con género.

Quizás se debe a que yo no me identifico totalmente con algunas feministas y en este último tiempo, estas feministas me han atacado permanentemente en los medios, pero no podrán decir por qué me atacan. Simplemente porque a lo mejor no tengo la actividad que ellas tienen, de salir a las calles y demás, mi trabajo lo hago desde el Senado.

También puede ser porque siempre me manifesté en contra del aborto. Pero yo represento a mujeres que están también en contra del aborto, como hay mujeres que están a favor del aborto y perfectamente las reconozco y les respeto su opinión. Pero no podemos pensar todos iguales.

Entonces esto llevó a que muchas feministas me atacaron por mi posición, porque me hablaron y me dijeron “si vos sos mujer, tenes que estar a favor del aborto”.  Y yo dije “bueno, pero es que a lo mejor represento a otro sector que no están a favor de esto”. Y está bueno tener distintas voces. Y está muy bueno que cada uno en el marco del respeto y en el marco de que podas fundamentar tu decisión, puedas tener una idea clara. Calculo que es por ahí el perjuicio que vos mencionas. Pero siempre he estado abierta a escuchar a todas las mujeres. De hecho, muchos proyectos que he presentado y que han sido aprobados como el del acoso callejero, que he trabajado con Malvina Gareca.

Un tema: el de la asignación por cónyuge mujer, en donde teníamos una gran deuda en Salta. Fíjate que desde hace más de 30 años, ninguna mujer o ninguna organización o legislador había advertido que los hombres cobran asignación por su mujer, pero las mujeres no pueden cobrar asignación por su cónyuge. Y esto también lo trabajé con mujeres del movimiento feminista que trabajamos juntas estos proyectos.

La ley Micaela, que fui la autora de la ley. El Senado fue la primera institución salteña que se capacitó con la Ley Micaela con el 100% de los senadores y del personal y la próxima semana va a ser la primera institución que hace una segunda capacitación. Como para que veas que estamos trabajando mucho con el tema de violencia.

O sea que los perjuicios vienen más que nada por una u otra manifestación que una puede haber tenido en algún momento y que hace que algunos sectores extremistas te tachen. Porque yo creo que podemos trabajar todos juntos, buscando los puntos en común y después cada uno con su opinión personal o con su postura personal puede trabajar también su idea.

La Legislatura está viejita. Hay que cambiarla, no da abasto y las oficinas no alcanzan. ¿Cuándo van a cambiar la Legislatura? Porque es un proyecto viejo y es necesario.

Es un anhelo viejo. En algún momento se pensó, tenemos las oficinas distribuidas, en la calle Buenos Aires la de Diputados, en la calle Caseros la del Senado. Se pensó en vender esos edificios, en poder adquirir un predio nuevo.

Hay otro proyecto que me mostraron las maquetas, de hacerlo para atrás sobre la Plaza que está atrás, pero es quitarle un espacio verde también a nuestra ciudad.

Vienen trabajando mucho los presidentes de ambas Cámaras desde hace varios años. Yo entré en el 2013 y ya se venía trabajando en esto. Se habló de llevarlo a alguna parte cerca de la ciudad judicial, pero siguen siendo proyectos.

Es necesario por la seguridad del edificio, porque es un edificio que no lo podemos deteriorar más. Por la comodidad de las oficias también. Para que también trabajemos todos en conjunto. Ojala que se concrete. Es un anhelo, pero también se requiere mucho presupuesto.